¡Por fin, la recolección!

bienvenidos
Bienvenidos
24 octubre, 2016
invierno
El frío invierno
5 febrero, 2017
recogida

¡Diciembre!  Todo estaba preparado y ya dábamos los últimos retoques para que nada quedara a la improvisación en este nuevo año de recolección, el más esperado y especial porque esta vez, como sabéis, tenemos mucho que ofrecer: nuestro aceite de oliva virgen extra de siempre pero con un valor añadido, ELIPSE.

Ha sido un mes largo, de espera. La aceituna maduraba con calma y cuando ya creíamos que empezaríamos a recogerla comenzó a llover durante varios días y, de nuevo, tuvimos que aguardar impacientes.

¡Qué bien huele a tierra mojada!…la lluvia limpia el ambiente, despeja las ideas y es una bendición para los agricultores y para nuestra oliva y, claro está, para vuestro aceite. Y hoy puedo decir que la espera ha merecido la pena.

Recuerdo cuando vareábamos las ramas del olivo para que nos diera sus frutos. Siempre tuve la sensación de que le hacíamos daño al árbol. Las nuevas técnicas de recolección, agitando el tronco con suavidad y haciendo caer la oliva sobre un paraguas invertido, tratan al olivo con cariño y evitan que la aceituna caiga al suelo salvándola de impurezas, para que nuestro aceite sea de la mejor calidad.

Fuimos pioneros en nuestra comarca en plantar arbequina en espaldera. Tras años de incertidumbre, la idea fue productiva y ahora son muchos, por aquí, los que han seguido nuestros pasos. Los largos setos de oliva se recolectan con grandes cosechadoras que a su paso los hacen vibrar, como haciéndoles cosquillas, y la planta suelta el fruto que va directamente a la torva.

Del paraguas y la torva al remolque camino de la almazara, pronto obtendremos el codiciado zumo de oliva, ELIPSE.