Elaboración

Cultivo


Con el fin de obtener un producto de excepcional calidad, las labores se inician tan pronto como acaba la recolección con un laboreo superficial de la tierra para evitar malas hierbas. El olivo necesita mucho sol y como en toda la zona sur y este de España, en los Campos de Hellín reluce sobre nuestros valles. La escasez de agua de lluvia la suplimos con regadío sostenible, por goteo, lo que proporciona mayor rendimiento y calidad. Una suave poda bianual para regeneración de la planta y mucha dedicación completa el cuidado de nuestros olivares.

Recolección


Tras un periodo de seis a ocho meses en el olivo, las aceitunas se recogen justo en el momento preciso. La elección del momento es de suma importancia, pues influye en la composición del aceite, en sus características sensoriales y en su color y sabor. Por esta razón ponemos todos nuestra experiencia y sentidos en alerta pues nada puede quedar al azar. Se ha de empezar hoy y no mañana.

Molturación


Llega el momento de extraer lo más preciado del fruto del olivar, el aceite de oliva virgen extra. Las aceitunas recolectadas se envían directamente a la renovada y moderna almazara a fin de que, en pocas horas, pasen a la prensa para iniciar la molienda que siempre realizamos en frío y con procedimientos mecánicos, sin la adición de otro producto que agua a menos del 27%.

En tu mesa


Todo el cariño y esfuerzo puesto en el cuidado de nuestro olivar tiene una única finalidad, cuidarte a ti. Poner en tus manos un producto gourmet, el aceite de oliva virgen extra ELIPSE de excepcional calidad y sabor que transformara tus platos deleitando tu paladar y el de tus comensales, con sus reflejos dorados y su aroma intenso, cien por cien de España.

Aderezar tus menús con un chorrito de ELIPSE aportará a tu dieta salud, energía y placer. ¡Disfrútalo!